Programa de Actuación 2018

Descarga el Programa de Actuación 2018 (pdf)

En 2017, la perspectiva de los arquitectos y de los colegios no ha variado sustancialmente respecto de los últimos años. En lo que se refiere a los arquitectos se observa una tenue recuperación de la actividad, aunque desigualmente distribuida tanto desde el punto de vista territorial como en función de los diferentes modelos de ejercicio profesional. Distintas prospecciones indican que la renta media de los arquitectos españoles ronda los 20.000 euros anuales. También se constata que menos de la mitad de los colegiados presentan proyectos a visado con cierta regularidad.

En general, los Colegios han conseguido el equilibrio de sus balances económicos si bien es cierto que este objetivo ha implicado una reducción sustancial de los servicios a disposición de los colegiados. Por otra parte, el modelo de colegio autosuficiente que abarcaba un abanico completo de prestaciones se fundamentaba en unas contribuciones generosas de sus miembros que hoy día no son ni legal ni económicamente sostenibles.

Ante este panorama, para 2018 el Consejo Superior mantiene las dos prioridades básicas que guiaron su actuación durante el mandato que concluye ahora:

-  La mejora de la situación económica y profesional de los arquitectos.

-  El fortalecimiento de las instituciones colegiales cuya estructura se ha debilitado considerablemente tanto por las penurias económicas como por la reducción de su papel en la ordenación del ejercicio profesional como consecuencia de la supresión en 2010 de la universalidad, para todos los trabajos profesionales del visado colegial.

El contexto político, directamente relacionado con las funciones de representación ante entidades estatales que desempeña el Consejo, se caracteriza actualmente por la carencia de una mayoría parlamentaria estable. Esta situación, que ralentiza la actividad legislativa, mejora la capacidad de influencia con los partidos políticos siempre que se mantenga un nivel de interlocución intenso y constante, como se ha realizado en 2017.

A su vez, en 2018 comienza el mandato de un nuevo Presidente y del equipo de gobierno que le acompaña. Será, por tanto, un momento de cambio, si bien es cierto que el margen de maniobra es limitado como consecuencia de las restricciones presupuestarias y la reducción de recursos humanos de la institución, impuestas por la caída de ingresos que desde hace una década afecta a los Colegios y, por ende, al Consejo. Este Programa de Actuación no pretende condicionar la natural iniciativa del futuro Presidente en su necesario liderazgo de la Institución.

Teniendo en cuenta estos factores, el Programa de Actuación del CSCAE para el año 2018 propone la articulación de un variado abanico de medidas que contribuyan a mejorar los niveles de retribución de los arquitectos y el reconocimiento social de la importancia de su actividad. La figura del arquitecto, que no se ha visto en su prestigio ante la sociedad excesivamente afectada por la burbuja inmobiliaria y la corrupción asociada, precisa de una nueva reputación basada en la utilidad social de la disciplina que ejerce y la voluntad de servicio a la sociedad. La valoración del trabajo del arquitecto, derivada de esa reputación, debe resultar en unos honorarios dignos, cuya defensa debe ser el punto central de la actuación sobre el ejercicio profesional.

Por otra parte, como viene haciendo, el CSCAE redoblará sus esfuerzos para mejorar la capacidad de coordinación entre los Colegios que es hoy el principal medio para fortalecerlos.

Hay que reconocer el creciente desapego de los colegiados que se manifiesta, por ejemplo, en la escasa participación en los órganos decisorios y en la tendencia a desentenderse o a delegar en los sectores más sensibilizados que, aunque sea involuntariamente y por la fuerza de las circunstancias, acaban por ejercer una especie de monopolio representativo.

Para ser viable, económica e institucionalmente, un Colegio debe satisfacer tres requisitos básicos:

  • Desempeñar con eficacia sus funciones administrativas y en particular la parte instrumental del visado.
  • Ofrecer una gama amplia de servicios a los arquitectos, especialmente en la faceta formativa.
  • Acreditar ante el público en general una actitud comprometida en defensa de la arquitectura y de los arquitectos.

Para recuperar la relevancia social que tuvieron en el pasado, los Colegios han de adaptar sus estructuras a las necesidades del presente y el Consejo puede y debe jugar un papel esencial de apoyo, principalmente a través del desarrollo de sus funciones de coordinación, ayudando a la cooperación intercolegial, con el activo que representa una perspectiva de escala estatal e internacional.

En concordancia con estas reflexiones, las líneas estratégicas que conforman el Programa de Actuación 2018 del Consejo son las siguientes:

Defensa del modelo profesional

  • Ley de Colegios
  • Ley de Ordenación de la Edificación
  • Ley de Contratos del Sector Público.
  • Ley de la Arquitectura
  • Enseñanza de la Arquitectura

Mejora de las condiciones del ejercicio profesional

  • Manual de Calidad
  • Convergencia de Visado
  • CTE
  • Adaptación a nuevos entornos profesionales y formación continua
  • Políticas de igualdad

Comunicación y actividades culturales.

  • Web, redes sociales, boletín, newsletter.

Refundación

  • Recopilación y gestión del acervo institucional
  • Consejo Social de CSCAE
  • Premios
  • Encuesta y reflexión sobre la economía colegial. Encuesta sobre el estado de la profesión

Acción internacional

  • Promoción de la prestación de servicios transfronteriza
  • Unión Internacional de Arquitectos (UIA) y Consejo de Arquitectos de Europa (CAE)
Comparte este contenido

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información acceda al enlace que se muestra a continuación o cierre esta ventana.