COA Vasco - Navarro

DATOS 8

datos 8 peque

La incorporación de las mujeres a la Arquitectura introduce nuevas tendencias en la profesión, pero perciben ingresos inferiores y tienen menos contratos indefinidos

Desde que comenzó el siglo XXI, la Arquitectura ha experimentado cambios y ha visto cómo se aceleraban otros, que ya estaban en marcha. Uno de ellos es la incorporación progresiva de mujeres al ejercicio profesional. Como muestran los resultados de la encuesta Colegiad@s 2018, desde el año 2000, el número de arquitectas graduadas supera al de arquitectos en más de diez puntos. El resultado es una pirámide en la que hay más mujeres profesionales hasta los 50 años, mientras que en las demás franjas de edad predominan los varones.

La tendencia se ha invertido y es visible en la diversificación profesional, con nuevas actividades que responden a los cambios que está viviendo la sociedad y que vienen a satisfacer las nuevas demandas de la población.

Sin embargo, el ejercicio de la Arquitectura no es ajeno a las diferencias que existen en el mercado laboral por razones de género. Como también refleja Colegiad@s 2018, con un 62,1%, el porcentaje de arquitectas que trabaja por cuenta propia es once puntos menos que el de los hombres y casi ocho puntos menos que la media. En contrapartida, hay más arquitectas trabajando por cuenta ajena: un 20,9% frente a un 11,1% de arquitectos asalariados, lo que supone casi siete puntos por encima de la media. En cuanto al porcentaje de arquitectas que compagina su actividad por cuenta propia con trabajo asalariado es el 10,2%, dos puntos por debajo de sus compañeros hombres.

Por tipo de contratos, cuando el trabajo es por cuenta ajena, el 61,5% de las arquitectas encuestadas dijo tener un contrato indefinido frente al 69,9% de los hombres, lo que significa cinco puntos por debajo de la media. El 16,3% tenía un contrato temporal, mientras que, en el caso de los hombres, este porcentaje es del 18,3%, y los contratos por obra y servicio se elevan hasta el 16%, duplicando prácticamente el porcentaje masculino, del 8,7%. Esas diferencias se manifiestan también en los salarios. Mientras que uno de cada dos arquitectos declara ingresos anuales hasta los 25.000 euros brutos, ellas son el 63,2%.

Asimismo, existe una percepción diferenciada de los avances en materia de igualdad. Mientras que un 51,9% de los profesionales encuestados considera que se ha avanzado bastante en la última década, este porcentaje cae al 45,2% en el caso de ellas. Para un 74,2% existen desigualdades por cuestión de género en el desarrollo profesional, pero solo un 13,9% piensa que son específicas del sector.

Preguntados por posibles experiencias de discriminación por sexo, un 54,7% de las arquitectas aseguró haberlas sufrido o haber sido testigo de alguna. En el caso de los arquitectos este porcentaje es del 3,4%.
El CSCAE está trabajando ya en la elaboración de un Plan de Igualdad a partir de los resultados de la encuesta.

Free Lightbox Gallery

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información acceda al enlace que se muestra a continuación o cierre esta ventana.