COA Vasco - Navarro

Dato 2

cabecera datos2

 

Una profesión golpeada por el hundimiento de la edificación a raíz de la crisis financiera

La encuesta Colegiad@s 2018 refleja una profesión profundamente vocacional que sigue atravesando una situación muy delicada, como consecuencia del hundimiento del sector de la edificación derivado de la crisis financiera. La mayor evidencia es el nivel de ingresos. Como disciplina indispensable para garantizar el bienestar de la ciudadanía y preservar el legado histórico y cultural de los pueblos, el ejercicio de la Arquitectura exige dedicación plena y un esfuerzo permanente en formación. Lo reflejan las más de 270 horas de aprendizaje permanente y autoformación cursadas en 2017 y que el grueso de las actividades profesionales requieren una dedicación que supera las 45 horas semanales. Sin embargo, los ingresos oscilaron entre los 16.000 y los 26.000 euros en la mayoría de las actividades y la media, en 2017, se situó en 22.265 euros brutos.


Estos ingresos suponen un ligero repunte, en consonancia con la recuperación económica que ha experimentado el conjunto del país desde el año 2012. Sin embargo, si se compara con los datos que arroja la encuesta del Consejo de Arquitectos de Europa (CAE), la cifra está todavía lejos del nivel de ingresos que declaran los arquitectos y arquitectas europeos, con unas retribuciones superiores a los 33.000 euros brutos al año de media y una progresión salarial al alza, más ajustada que en España a las necesidades y a las circunstancias vitales que acompañan a cada franja de edad.


Los resultados revelan también diferentes brechas: por sexo, por edad y entre los profesionales que trabajan en el sector privado y el sector público. Si los ingresos medios son de 20.720 euros brutos al año para aquellos profesionales que trabajan por cuenta propia, en el caso de quienes están empleados en el sector público esta cifra se eleva a 33.439 euros. Por sexo, mientras que uno de cada dos arquitectos declara ingresos anuales hasta los 25.000 euros brutos, en el caso de las arquitectas son prácticamente dos de cada tres (63,2%).


Estos datos se traducen en una preocupación generalizada por parte de los/as encuestados/as respecto a la situación de la profesión: para el 86,7%, ha empeorado, si bien se mantuvo igual respecto a 2016 y el porcentaje de profesionales que considera que su trabajo está bien retribuido o de forma ajustada es del 5,2% y del 20,5%, respectivamente. La situación es “insostenible”, denuncia el presidente del CSCAE. Teniendo en cuenta el papel clave que tienen los/as arquitectos/as en la configuración de nuestras ciudades y en la importancia de la arquitectura para garantizar la calidad de vida, la salud y la seguridad de las personas, Lluís Comerón advierte: “La situación no se puede prolongar más porque no garantiza el ejercicio digno de la profesión”.


A pesar de todo ello, preguntados sobre si ven cumplidas sus expectativas en la práctica profesional, el promedio es de un 7,3, lo que muestra, junto con las horas dedicadas a los proyectos y a la formación permanente, que el ejercicio de la Arquitectura es profundamente vocacional..


Free Lightbox Gallery

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información acceda al enlace que se muestra a continuación o cierre esta ventana.