Patrocinador oficial

Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España

FICHA DE LA PROPUESTA



 
COLEGIO OFICIAL DE ARQUITECTOS DE ALMERIA - ANG0151
Museo Arqueológico de Almería
edificación
 
Autores: 
- ANGELA MARIA GARCIA DE PAREDES Y FALLA
- JUAN IGNACIO GARCIA PEDROSA

Fecha de finalización de la obra:  2003-11-24
Obra nueva
6284m2 de actuación
Colaboradores:  Manuel García de Paredes, Silvia Colmenares, Eva M. Neila, arquitectos / Luis Calvo, arquitecto (dirección de ejecución) / GOGAITE S.L. (estructura) / GEASYT S.A. (instalaciones) / Enrique López Burló, arquitecto (coordinación Ministerio de Cultura) / Barroso Nava S.A. (constructora) Patricia Largo, arquitecta (jefa de obra)
Presentado por: Autor

Archivos:





Descripción:

No parece que hayan pasado veinte años desde la construcción del Museo de Almería que sustituyó el antiguo edificio cerrado por aluminosis y que albergaba el valioso legado arqueológico que incluye la colección Louis Siret que excavó los yacimientos prehistóricos de Los Millares y El Argar. El nuevo edificio, compacto y luminoso, aparece inalterado bajo la pátina del tiempo, pero en la Plaza, que fue la principal propuesta del concurso público, las altas palmeras han crecido y ensanchado y han configurado un nuevo espacio urbano. El antiguo Museo Arqueológico ocupaba parte de una manzana del ensanche de Almería, con entrada desde Carretera de Ronda en un entorno urbano denso con edificios de gran altura. Desde esta vía de tráfico rápido apenas había espacio para la estancia y el encuentro y el resto de la manzana estaba tapiada o vallada. La nula relación del antiguo Museo con la ciudad fue determinante en el planteamiento del nuevo edificio que además de instalar el valioso contenido, debía construir el espacio público. El volumen compacto de la edificación se encaja en uno de los vértices del solar disponible, liberando espacio para la ciudad y afirmando su presencia en altura y compacidad volumétrica. El acceso al Museo se proyecta a espaldas de Carretera de Ronda desde la plaza liberada en la densa trama urbana, ligeramente sobreelevada respecto a las calles perimetrales y arbolada con una trama regular de palmeras. Se configura de esta manera un nuevo espacio público, recinto abierto a la ciudad, antesala del Museo. La nueva plaza, abierta y pública, forma ya parte del paisaje de la ciudad y construye un espacio común donde antes no había más que vías de tráfico rodado y desde ella se accede al Museo. Lateralmente a la edificación se conserva y amplía el antiguo jardín, incorporándolo al espacio expositivo, configurando un espacio vallado y verde como una sala más bajo las palmeras existentes. Un exterior hermético hacia la ciudad, construido con grandes piezas de piedra natural de las canteras de Almería, encierra unos interiores luminosos, vertebrados por un vacío interior que permite relacionar las diferentes plantas entre sí y con el conjunto, orientando al visitante y enlazando las salas de exposición. Las salas donde se exhibe la colección permanente se superponen en tres niveles, relacionadas visualmente unas con otras en sección y trabándose en altura. En determinados puntos se abren huecos localizados hacia la ciudad como ojos de las salas que miran hacia el exterior. La iluminación cenital de las salas superiores se tamiza interiormente con un filtro horizontal de piezas modulares de madera de okume que construyen un artesonado de luz. La capacidad que tiene la arquitectura de transformar el espacio público de la ciudad es patente en el Museo de Almería, en el que la posición del edificio y su compacidad, no prevista en el concurso público que le dio origen, ha transformado su entorno urbano. Criterios medioambientales y de sostenibilidad, no previstos hace veinte años, nos llevaron a proponer un edificio neutro y compacto, desarrollado en altura y con una huella urbana reducida. El edificio debía resolver la instalación de un valioso legado arqueológico, pero debía resolver también una situación urbana carente de espacios públicos con una densidad extrema y vías de alto tráfico. La compacidad no ofreció problema de luminosidad pues la intensa luz de Almería que entra cenitalmente en el edificio, perforado interiormente por un gran patio central, ilumina naturalmente las salas. Los anchos muros de piedra natural de las canteras de Almería proporcionan frescor, silencio e intimidad en el interior.

Valores:

Permanencia El valor de la permanencia de una arquitectura no atiende sólo a la materialidad de esta y a la aceptación en el tiempo de las formas utilizadas. En el Museo de Almería, los materiales, fundamentalmente hormigón, mármol perlado de Almería en fachadas y madera de okume en las celosías de los lucernarios que tamizan la intensa luz, así como un cuidado mantenimiento, han respondido bien a la pátina del tiempo y al uso intensivo del edificio que durante veinte años ha sido un centro para la educación y la cultura con una actividad continuada e intensa. La permanencia del edificio radica en la simbiosis con la nueva Plaza de acceso y con haber evitado construir toda la manzana, como estaba previsto en el concurso, permitiendo un espacio arbolado que se ha convertido en punto de encuentro para los ciudadanos.


  Imagen principal no disponible
Imagen 1 no disponible Imagen 2 no disponible

Sobre los autores.

Paredes Pedrosa Arquitectos, fundado en Madrid en 1990 por Ángela García de Paredes e Ignacio G. Pedrosa, arquitectos y doctores por la ETSAM, comparte objetivos arquitectónicos comunes en la docencia y en la práctica profesional que se inicia con la colaboración de una década con José M. García de Paredes. Han ganado concursos nacionales e internacionales, desde los iniciales Europan y han construido proyectos, todos ellos derivados de concursos públicos. Profesores en el Departamento de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela de Arquitectura de Madrid ETSAM desde 1995, profesores invitados en otras universidades, entre otras el IUAV de Venecia y conferenciantes en contextos académicos internacionales. Entre sus obras figuran, el Teatro Valle Inclán en Madrid, Museo Arqueológico de Almería, Auditorios de Peñiscola y Lugo, Bibliotecas de Ceuta y Córdoba y la Villa Romana la Olmeda. Su obra ha sido distinguida con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de España 2014 y el Premio de Arquitectura Española 2007. Otros premios recibidos son el AR Emerging Architecture, Premio de Arquitectura de Madrid, Medalla de Oro Internacional de Arquitectura Sostenible, Premio Europeo de Intervención en el Patrimonio Arquitectónico, Fritz-Höger Preis, Mención de Honor Europa Nostra y finalista de los Premios EU Mies Van der Rohe y Premio AKAA Aga Khan. Comisarios del Pabellón de España en la Bienal de Venecia en 1996 y de la Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo en 2012 y en 2016. Su obra ha sido premiada y expuesta en diversas Bienales Españolas de Arquitectura 2023, 2021, 2018, 2011, 2007, 2003 y 1999, Bienales Internacionales de Venecia 2021, 2018, 2016, 2012, 2000 y 1996, y Bienales Iberoamericanas BIAU 2014, 2010, 2008 y 2000 y en exposiciones monográficas en Madrid, Lisboa y Oporto. Invitados al Pabellón internacional de la Bienal de Venecia 2018 con la exposición “El sueño del espacio produce formas” que viajó al Nueva York y Ottawa Canadá.








  
  
 
   
Bases del concurso | Preguntas y respuestas
Política de privacidad y protección de datos | Política de cookies | Registro de Actividades de tratamiento de datos
CSCAE © 2024