Vivienda unifamiliar aislada en La Isla, Colunga, Asturias.

Se trata de una actuación en una parcela de unos 3200 m2 situada en un núcleo costero de Colunga, Asturias. Una pequeña villa de pequeñas viviendas unifamiliares de tipología tradicional y un uso principalmente residencial. El mayor condicionante del proyecto viene de la normativa urbanística de la zona que obliga a cubiertas inclinadas de teja cerámica y restringe enormemente la volumetría de la edificación al limitar la posibilidad de realizar vuelos, limitar los materiales, composición de fachada, etc. Bajo estos parámetros se busca dar una respuesta que equilibre la arquitectura moderna y el uso de vivienda del siglo XXI, con las preexistencias tradicionales de la zona y el uso de vivienda de principios del siglo XX. El planteamiento básico de proyecto es dar una respuesta integradora, que permita la construcción de una vivienda unifamiliar actual, con un cierto carácter atemporal en cuanto a su volumetría y materiales, huyendo de una arquitectura “a la moda” y potenciando fundamentalmente los espacios interiores y su escala de uso doméstico. Se busca realizar una propuesta desde los parámetros actuales, reinterpretando la tipología y volumetría de la zona, viviendas con muros de carga en piedra, con forjados y cubiertas inclinadas con estructura de madera, con acabado en teja cerámica de tonos rojizos. Se recurre a la integración de los materiales tradicionales de la zona, nobles y atemporales como la piedra y la madera, combinados con zinc y vidrio, con una componente más moderna e industrializada.

El proyecto, una vivienda unifamiliar aislada, con una superficie construida importante, aprox. 1200 m2, diez veces superior a la superficie media de su entorno, busca integrarse dentro del entorno rural de la zona. A pesar del tamaño de la vivienda, la volumetría, la composición de cubiertas y huecos busca mantener una proporción y escala de vivienda unifamiliar dentro del conjunto construido que la rodea. La vivienda ubicada en una parcela que linda directamente con una zona de acantilado frente al mar se organiza con un claro eje norte-sur. En esta zona geográfica de Asturias las vistas y el mar tienen orientación norte, mientras que la montaña se sitúa en la orientación sur, zona de soleamiento en un clima claramente oceánico. Los linderos este y oeste son parcelas edificadas años atrás que ofrecen una colindancia tranquila si bien no especialmente acertada desde el punto de vista arquitectónico. Se abre un eje visual norte-sur, con grandes ventanales sobre espacios abiertos que permiten una conexión visual clara entre la montaña y el mar desde el interior de la vivienda.

El vidrio juega un papel fundamental, utilizándose carpinterías de gran tamaño dentro de la escala de vivienda y tomando un gran protagonismo en la composición. En los alzados este y oeste se ubican los volúmenes de chimeneas y los paramentos ciegos, recurriendo a huecos de iluminación a modo de mirador que permiten orientar la vista hacia el paisaje más favorable. Vuelve a ser el vidrio el gran protagonista de estos volúmenes de apertura del espacio interior hacia el paisaje. Obligados a proyectar una cubierta inclinada en teja cerámica, busca potenciarse dicha limitación buscando una solución sencilla donde la cubierta tenga una clara manifestación a través de grandes paños de trazado elemental. Se recurre a un alero en madera para marcar claramente la cubierta y manifestar su presencia, acompañada con grandes volúmenes de zinc que recogen las chimeneas y marcan la verticalidad que junto con los grandes paños de vidrio dan una imagen actual y moderna al conjunto. La vivienda surge del terreno en una piedra rústica, basta, irregular, colocada a mano, sin junta, que en una vez se gana en altura se domestica, se trabaja, utilizando una piedra serrada, cortada regularmente a modo de revestimiento pétreo.

La durabilidad en un entorno marino, el aspecto y la gran cantidad de matices, sombras y brillos de los grandes ventanales y cristaleras se consideraron los parámetros fundamentales para definir los volúmenes clave que dan coherencia e integran la totalidad del conjunto construido, combinando con las dos tipologías de piedra (caliza y granito), así como con la madera (iroko) y paños de zinc. El interior potencia la situación frente al mar dotando a la vivienda de un gran espacio a doble altura en base al cual se organiza toda la vivienda y donde una gran carpintería de 10x6 metros introduce el paisaje costero al interior de la vivienda, permitiendo una conexión visual norte-sur que permite a la vivienda gozar de soleamiento, vistas y un fluido espacio interior. Calidad arquitectónica y urbana. Se busca el equilibrio entre arquitectura rural tradicional y moderna, dentro de un entorno muy protegido por la normativa, así como el tamaño de una vivienda de 1200 m² en un entorno rural. Los paños de vidrio son de gran tamaño en la escala de vivienda unifamiliar (ej. 6x2.80 m. en sala familiar o 10x6 m. en salón), pero se integran en el conjunto permitiendo abrir el espacio interior al exterior sin perder la referencia tipológica. Aspectos medioambientales y sostenibilidad.

Medioambientalmente la vivienda se proyecta aprovechando la orientación idónea y aprovechando en su construcción materiales de un entorno próximo. Energéticamente se encuentra controlada por un avanzado sistema domótico y dotada de instalaciones de alta eficiencia energética. Productos innovadores. En la medida de lo posible se han utilizado materiales de altas prestaciones, como los nuevos sistemas de acabado de paneles de zinc (VmZinc prepatinado pigmento rojo) Productos altas prestaciones energéticas. Se ha utilizado sistemas de control domótico para gestión energética de la vivienda, iluminación, etc., aislamiento térmico de doble placa (8 cm.) de poliestireno extrusionado y aislamiento acústico en forjados interiores. Productos Saint-Gobain Glass. Se han utilizado productos de vidrio Saint-Gobain Glass aportados por Cristal Norte S.L., dobles vidrios de diferentes configuraciones de espesor. Presencia de vidrio. El vidrio es un elemento fundamental en la composición y definición volumétrica del proyecto. En este caso el vidrio permite la integración entre lo tradicional y lo moderno adoptando una composición con grandes huecos de vidrio en alzado integrados dentro de una vivienda unifamiliar en un entorno rural.