1306

Una mansión privada – ubicada en primera línea de mar – en una altura de más de 100 m sobre nivel del mar, con vistas no sólo a la playa de Palma y toda la costa suroeste de Mallorca, sino también a las orillas del mar. Diseñado en un terreno plano y estrecho integrado en el paisaje, el edificio se desarrolla en dos franjas principales, desplazadas mutuamente a un lado formando una letra V, abriéndose hacia el mar con espacios libres, altamente transparentes, con piscina y patios en su centro y al mismo tiempo cerrándose hacia el lado urbano con fachadas acondicionadas con mampostería de piedra natural con un acceso central igual de transparente encima de un patio de agua. La vivienda se divide de esta forma en dos partes principales, separadas por un eje de agua, logrado a través de una piscina tipo rebosadero y una superficie de agua adicional, igual a una lengua marina extendida y prolongada. Por este concepto arquitectónico el resultado obtenido es, que el mar se complementa en todo el edificio con un eje longitudinal de la costa por medio. El programa de necesidades se distribuye en dos áreas funcionalmente divididas, solamente aisladas por la piscina y los patios. Una - de día - con una sola zona abierta como un loft formando un amplio salón, comedor y cocina, y la otra, viceversa - de noche – es al mismo tiempo altamente transparente y conlleva la distribución “masterroom” con dos dormitorios, baño y vestidor. En su prolongación se encuentra la parte de invitados con dos dormitorios, baños en suite y zona social. Ambas partes principales tienen en común, que sus fachadas están acondicionadas en relación con el vecindario. La piel urbana exterior cerrada e introvertida, contrasta con la fachada interior, de unos 136 ml, completamente acristalada, formada por correderas, y que crea el enfoque conceptual de desmaterializar al máximo el edificio con la vista ininterrumpida al mar y a los patios. Los espacios entre interior y exterior se esfuman, así se crea una arquitectura de “pavillon”, ambivalente: amplia respecto a la naturaleza y el Mediterráneo, pero considerablemente reducida e íntima respecto a sus alrededores urbanos, con un contraste de paredes escalonadas, igual a un código de barras, que sólo se acentúan por intervalos con acristalamiento alto y fijo. La construcción de la planta baja es una combinación de una estructura metálica para la cubierta plana, ajardinada, esquelética y de ladrillos. El sótano está construido de hormigón armado. La técnica energética combina las necesidades de frío y calor mediante dos bombas de calor, energía solar y geotérmica. La eficiencia energética es enorme como era criterio arquitectónico importante de aprovecharse de las ganancias térmicas naturales, las cuales se ofrecen en este terreno muy especialmente. Un “genuis loci” espectacular tanto por las vistas como por su potencial de sostenibilidad.